Mérida, Yucatán, 21 de mayo de 2018
Inicio » Sala de prensa »
Discurso: Entrega del reconocimiento al Maestro Distinguido 2018

Martes, 15 de mayo de 2018

Discurso del Gobernador Rolando Zapata Bello en la entrega del reconocimiento al Maestro Distinguido 2018

Mérida, Yucatán, 15 de mayo de 2018

Muchas gracias, muy buenos días. Permítanme saludar con un gran reconocimiento, con mucho respeto y mucho aprecio al maestro Yanuario Ortiz Alonzo, Maestro Distinguido 2018. Distinguido maestro Yanuario, ante todo muchas gracias porque a través de sus palabras hemos podido dimensionar su gran preparación, su gran convicción, su enorme vocación, pero también su gran sensibilidad.

Hacer un reconocimiento a la mujer es hacer un reconocimiento a la fortaleza de espíritu que le da esencia a la gran nación mexicana y, por supuesto, a Yucatán y, por supuesto, que nos sumamos todos a ese gran reconocimiento a la mujer y el día de hoy particularmente a todas las maestras.

Me permito saludar de igual manera a las y los, distinguidas, distinguidos maestros que han tenido esta distinción del pueblo de Yucatán en ediciones anteriores, al ser designados Maestras, Maestros Distinguidos en ediciones previas. De la misma manera les extendemos todo nuestro reconocimiento y respeto de todo Yucatán. Muchas gracias maestras, maestros, por acompañarnos en este importante encuentro.

Saludar al maestro Delio Peniche Novelo, secretario de Educación, maestro Delio, muchas gracias, 45 años al servicio de la educación de Yucatán, de igual manera merece un gran saludo, muchas gracias, Delio. Al maestro Luis Jorge Parra Arceo, representante del honorable Tribunal Superior de Justicia del Estado, muchas gracias, Luis; profesor Wilberth Chi Góngora, delegado de la Secretaría de Educación Pública en el estado, profesor Wilberth, muchas gracias.

Me da mucho gusto saludar al maestro Javier Cordero Salazar, representante personal del maestro Juan Díaz de la Torre, muchas gracias, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Le pido le transmita un gran saludo muy afectuoso a mi amigo, Juan Díaz de la Torre, líder del SNTE a nivel nacional.

De igual manera a los compañeros, con aprecio, de las secciones 33 y 57, muchas gracias. Distinguidos dirigentes de los sindicatos estatales, muchísimas gracias. A todos quienes se encuentran aquí presentes esta mañana. Permítame un saludo muy personal a mi señora madre Ofelia Bello, maestra por convicción, vocación y por mucho amor.

Les saludo maestras, maestros, con un enorme aprecio y reconocimiento. Saludo también a quienes hoy desde las aulas están formándose y están dándole cauce a su vocación por la educación en nuestras escuelas normales y que ya son maestros en su corazón y en su mente, nada más están esperando el tiempo propicio para ir a las aulas. Muchas gracias a las estudiantes, a los estudiantes de las normales que se encuentran aquí.

Les comparto: escuchaba hace un momento al profesor Yanuario y escuchaba también al profesor Bello y coincido en el hecho de que el día 15 de mayo es un día muy especial para todos y en lo personal para mí, yo quiero dar un testimonio. En mi casa, el 15 de mayo es una ocasión muy importante, la vocación magisterial de mi familia, aquí se encuentra mi señora madre, mi tío Rolando, mi señor padre que en paz descanse, mi abuelo, en fin.

Por ello es un día que ha tenido una particular importancia, un particular significado en mi vida. De manera particular, ese significado adquirió una dimensión especial durante estos últimos seis años, porque tengo el alto privilegio de ser el depositario del Poder Ejecutivo, de ser el depositario de la primera magistratura del estado y durante estos seis años puntualmente hemos estado aquí celebrando a nuestros maestros, reconociendo a nuestros maestros.

Ésta es la última ocasión que tendré este alto privilegio porque ya el próximo año no voy a ser Gobernador y decirles que durante estos seis años al venir en esta fecha y pedirles a todos ustedes que sean el conducto para transmitirle a los miles y miles de maestras y maestros de Yucatán un saludo respetuoso, con reconocimiento, con aprecio, con respeto.

Yo quisiera que este saludo institucional en nombre de todo el pueblo de Yucatán, que mi voz tenga siempre ese mensaje perene a través de ustedes para todas las maestras y los maestros, porque aun cuando yo ya no sea Gobernador, siempre, siempre seré un yucateco agradecido y reconocido con las maestras y los maestros de Yucatán.

Y es que estoy consciente del papel que desempeñan en nuestro estado. La función pública que he desarrollado en diferentes ámbitos durante décadas me ha permitido ir a lo largo y ancho de nuestro estado y conocer y reconocer la labor que realiza el magisterio.

En todos los espacios de Yucatán, en cada ciudad, municipio, en cada puerto, en cada comisaría o en cada comunidad, por apartada que esté, hay una maestra o un maestro llevando la luz del conocimiento, del saber, abriéndoles el mundo a todas las niñas, niños y jóvenes de Yucatán.

Como bien decía el maestro Yanuario, "construyendo ciudadanos universales abiertos al conocimiento", y por supuesto con un claro sentido de responsabilidad.

Por eso hoy es un día tan entrañable, porque sin duda ser maestra o maestro y dedicarse a enseñar a aprender es una noble profesión. Una profesión que bien puede ejercerse frente a grupo de niñas, niños y adolescentes o, por su puesto, inclusive ante adultos.

La profesión indispensable para construir y sostener una sociedad, para formar ciudadanos, mujeres y hombres de bien. Además, como si todo ello no fuera lo suficientemente grande, es también la que nos permite a todos contar con la mejor herramienta para combatir la pobreza.

Porque, sin duda, será con la educación, con maestras y maestros como ustedes, con lo que lograremos combatir las desigualdades sociales y generar oportunidades de éxito para la niñez, para la juventud, para las nuevas generaciones.

Repito, nuestra principal herramienta para salir adelante es, sin duda alguna, la educación. Educar para la vida, educar para aprender a solucionar problemas, para encontrar alternativas, educar para la armonía y, sobre todo, para enriquecer la imaginación, la creatividad porque hoy la innovación es uno de los elementos que nos permite ser más productivos y competitivos.

Esta es una época de retos que nos exige detectar e impulsar los talentos en cada individuo, en cada persona, en cada niña o niño que inicia su formación. Una época que nos exige también reforzar los valores de lealtad, voluntad y compromiso para con la sociedad, empezando con la familia, con los compañeros, con los vecinos.

Y el mejor ejemplo de quien ha dedicado su vida a postular y transmitir valores, construir conocimiento, apuntalar un México mejor y formar generaciones de buenos ciudadanos, ha sido sin duda el maestro Yanuario Ortiz Alonzo.

Muchas gracias maestro Yanuario, por el valioso apoyo y servicio que usted ha prestado y que sigue prestando, no sólo a Yucatán sino a todo el país, a todo nuestro querido México.

Es un gusto y un enorme honor compartir hoy con usted este merecido reconocimiento como el Maestro Distinguido del año. Su brillante trayectoria iniciada como maestro de primaria, continuada con sus enseñanzas como profesor de física y química en secundaría, su posterior inquietud que lo llevó a estudiar su maestría en Educación Superior en los Estados Unidos.

Su invaluable apoyo y dedicación en el Tecnológico de Mérida, en la Universidad Pedagógica Nacional y su contribución en la organización de los foros de consulta del nuevo Modelo Educativo, lo han hecho un profesional de la educación insustituible.

Su experiencia nos muestra a un hombre que sabe de la importancia de formarse de manera continua, que comparte generosamente sus conocimientos y que ha servido a México desde sus más variadas responsabilidades en el ámbito educativo.

En hombres y mujeres como usted están puestas las esperanzas de un país justo, eficiente y armonioso. Un país en donde la educación sea la principal apuesta para seguir adelante.

Reciba por esto, maestro, en este importante día, de parte del noble pueblo yucateco, el reconocimiento como Maestro Distinguido. Y por supuesto, nos sumamos a él y lo compartimos también a su distinguida familia aquí presente, sabemos que ha sido un baluarte fundamental para su brillante trayectoria.

Por todo lo realizado y por lo que seguirá realizando en el futuro, muchas felicidades. Muchas felicidades maestras y maestros, disfruten este día que bien que se lo merecen.

Muchas gracias.