Mérida, Yucatán, 24 de junio de 2018
Inicio » Sala de prensa »
Discurso: Entrega de equipos de cómputo del programa Bienestar Digital

Viernes, 23 de febrero de 2018

Discurso del Gobernador Rolando Zapata Bello durante la entrega de equipos de cómputo del programa Bienestar Digital

Peto, Yucatán, 23 de febrero del 2018.- Muchas gracias. Qué emocionante es de verdad venir y sentir esa energía de toda nuestra juventud y sentir esa emoción que ustedes sienten porque yo sé que este es un día muy importante para ustedes, tener en sus manos esta herramienta como es una computadora para abrirse paso en el futuro, yo estoy seguro que le da a ustedes una gran satisfacción pero al mismo tiempo una gran motivación para seguir adelante, para terminar sus estudios de bachillerato.

Le agradezco mucho al presidente municipal, Jaime Ariel Hernández Santos, muchas gracias por tus palabras y por el trabajo coordinado que nos ha permitido cumplirle a la gente que ha confiado en nosotros.

Gracias a los servidores públicos municipales, representantes de otros municipios que se encuentran aquí, de igual manera quiero saludar con mucho afecto a un amigo de todos, el amigo Libo, muchas gracias, diputado federal.

Le decía que, ahorita que pasamos estábamos entregando las computadoras, de qué emoción ver, porque fue una visión que compartimos, fuimos diputados federales juntos, del 2009 al 2012 y en ese camino, en ese tiempo veíamos que era una necesidad las computadoras y fue una visión que tuvimos juntos desde esa época y ahora más de 65 mil computadoras se han entregado, es algo que compartimos con mucha emoción.

Lo mismo que con Marco, muchas gracias, un gran líder de la región del sur del estado y que de igual manera conoce las necesidades y las aspiraciones y cómo toda esta gran región de nuestro estado tiene mucho para dar sobre todo con su juventud y es algo que nos da una enorme satisfacción.

Muchas gracias a Delio Peniche, muchas gracias a todos los funcionarios, los saludo con mucho afecto, a los jóvenes, estudiantes, a todos pero o quiero hacer un reconocimiento muy especial a unas personas que se encuentran aquí y a quienes yo les guardo un enorme respeto y me refiero a las mamás, a los papás y a todos quienes apoyan a sus hijos.

Vamos a darle un aplauso muy fuerte a todas las mamás, que se pongan de pie, las mamás y los papás de nuestros jóvenes, vamos a darles un aplauso muy fuerte y les voy a decir porqué yo les aplaudo a ustedes.

Gracias ya se pueden sentar, yo les voy a decir, les damos un aplauso muy fuerte a ustedes y les voy a decir porqué. Uno cuando está joven, yo me acuerdo que estudié la prepa, hace tiempo, saben cuántos años tengo, 49, este año voy a cumplir 50.

Estudié la prepa cuando tenía 15 años, de 15 a 18, es decir, ya va para 35 años que estudié la prepa, ni existían las computadoras, pero lo que yo les quiero decir es que cuando estás en la prepa es una edad de mucha ilusión, energía, entusiasmo y eso es bueno.

Pero yo me daba cuenta que mi mamá y mi papá, los dos pero la verdad hay que decirlo, las mamás son las que están más pendientes del estudio, ¿cierto o no es cierto? Muchas veces las mamás son las que más están viendo que hagas tu tarea, que cumplas.

Yo recuerdo que mi mamá se esforzaba y nos apoyaba pero cuando pasa el tiempo y te conviertes en adulto, como en mi caso, como todos, vas valorando el gran esfuerzo que hicieron tus papás para que estudies, muchas veces es un esfuerzo y muchas veces es hasta sacrificio, porque sabemos que el mayor orgullo que puede tener un padre es que sus hijos estudien y que les vaya bien en la vida, que a sus hijos les vaya mejor que como a ellos les fue.

Y muchas veces dejan de hacer cosas para utilizar el dinero para que el muchacho o muchacha siga estudiando, ¿cierto o no es cierto, mamás y papás? Po eso nuestro reconocimiento a ustedes y para eso se hizo este programa, se hizo porque hace seis años cuando estábamos buscando las gubernatura, ustedes recordarán, veníamos y hablábamos con la gente y le preguntábamos ¿qué esperas de tu próximo Gobierno?

Y ahí salía el tema de las computadoras, las mamás sobre todo y jóvenes también me decían "Rolando, con mucho esfuerzo estudiamos. Vemos que nuestros hijos estudien primero el kínder, luego la primaria, luego la secundaria y cuando van a llegar a la prepa, vemos que entren a la prepa, entran" y nunca se me olvida una expresión que es muy cierta, me decían "ahorita una computadora ya no es un lujo, ya es una necesidad" y el que no tiene la computadora, entonces tiene que ir al ciber. ¿Cuánto te cuesta la hora en un ciber? Ocho pesos, 10 pesos o hasta más, dependiendo, ¿verdad?

Y para hacer tu tarea a veces necesitas una hora hasta dos horas y en una semana son 10 horas, ocho horas. Sacas cuentas y luego el dinero, ¿verdad? Y muchas veces tenían que ir y pagar transporte para estudiar en otro lado.

Qué pasaba y nunca se me olvida la expresión de una señora que me lo dijo "qué pasa, don Rolando – me dijo – que llega mitad de curso y un día habla su papá conmigo y hablamos y decimos ‘ya no puede seguir estudiando el muchacho’. Entre lo que pagamos de su pasaje y del ciber ya no se puede".

Y por eso Yucatán tenía muchos jóvenes que antes de que terminaran el primero de bachillerato, entraban al primero, pero antes del medio curso, lo dejaban. Y uno pensaba, bueno a lo mejor porque son malos estudiantes o porque no estudiaban y no, por motivos económicos dejaban de estudiar, porque no había el recurso.

Y eso no podíamos permitirlo en Yucatán, no podíamos darnos ese lujo porque cada uno de ustedes, jóvenes, señoritas, tienen un gran talento, una gran capacidad. Tienen inteligencia, tienen creatividad.

Y si a eso le aunamos los conocimientos y las herramientas adecuadas, entonces vamos a tener un mejor Yucatán basado en la capacidad de nuestra juventud. Para eso hicimos este programa, para ustedes tengan las herramientas y para que puedan abrirse paso en la vida.

¿A mí saben qué es lo que me da mucho gusto? Ver aquí pasados o ya casi seis años, bueno, todavía nos quedan siete meses, todavía nos quedan siete meses de Gobierno y ¿les digo una cosa? Nos quedan siete meses en el Gobierno, ofrecimos 50 mil computadoras, ya entregamos más de 65 mil, pero hasta el último minuto de mi Gobierno vamos a seguir entregando computadoras y apoyando a los jóvenes.

Porque es un compromiso y les digo, fíjense, a mí ¿qué es lo que me emociona más? Ver a nuestra juventud haciendo planes, teniendo sueños pero con los pies en la tierra, sueños que se pueden alcanzar basados en su propio esfuerzo.

Yo le pregunto a Leslie, "Leslie, ¿qué vas a hacer cuando termines el bachillerato? Y ella me dice ‘quiero entrar a la UADY para estudiar medicina’" y sabes qué, yo estoy seguro que lo vas a lograr Leslie.

Vamos a darle un aplauso muy fuerte a ella y yo sé que así como ella, así como ella tiene su aspiración y se está esforzando para alcanzarla, así cada uno de ustedes seguramente tendrá su propia aspiración.

Y algo que es muy bueno es que aquí en esta región tienen alternativas a la mano. Aquí tenemos a la Universidad del Mayab, ¿verdad? Aquí en Peto, Gaby, aquí la Universidad. En Oxkutzcab, a ver que levanten su mano los que vienen de Oxkutzcab, Oxkutzcab, Oxkutzcab allí también. Un aplauso para todos los de Oxkutzcab.

A ver, y que levanten sus manos quienes vienen de Tekax y de las comisarías de Tekax, levántenlas bien, ahí está, miren cuantos son, un aplauso para los que vienen de Tekax. A ver, ¿y hay de algún otro municipio acá? De Peto, que levanten su mano todos los de Peto. Ahí está, miren cuantos son.

Bueno, acá viene la Universidad del Mayab, el Oxkutzcab tienen también al Tecnológico y en Tekax también hay un Tecnológico ¿verdad? Allí tienen opciones y alternativas para estudiar. ¿Saben qué es algo que me da mucho gusto? Que hoy, hoy en Oxkutzcab, en Tekax y aquí en Peto, en las instituciones de nivel superior que existen, hay muchos jóvenes que como ustedes, ya están estudiando allí y saben qué, tienen su computadora que les entregamos en el programa Bienestar Digital.

Porque se las entregamos hace tres años, cuatro años, cinco años y la han cuidado, todavía la tienen y les sirve para alcanzar su sueño y tener una profesión y salir adelante. Una computadora hoy no es un lujo, repito, es una necesidad.

Pero lo dijo el presidente municipal y lo dijo muy bien: la computadora es una herramienta, una herramienta que usándola adecuadamente nos permite elevar nuestra capacidad de análisis de información de trabajo y nos permite llegar a verdaderos niveles que hoy son todavía insospechados.

Así que yo lo que les pido es que le echen muchas ganas. Yo lo que les pido es que verdaderamente vean esta computadora como un instrumento de trabajo, un vehículo para alcanzar sus sueños pero también como un elemento de motivación, para que vean que sí es posible salir adelante.

Y algo más que les quiero pedir es que con estas computadoras ayuden a sus hermanitos, porque ustedes tendrán hermanitos, sobrinos o primos y es importante que desde niños empiecen ellos a convivir con la computadora.

La verdad es que ahorita los niños cómo manejan todos los aparatos, saben utilizarlos. Ahorita es importante que estas computadoras también, con la ayuda de ustedes, los ayuden a hacer sus tareas y vean cómo utilizarlas porque todo lo relacionado con ellas ya llegó para quedarse.

En mi época no usábamos computadora, la verdad. Les decía yo a los jóvenes de Tizimín a los que les entregamos sus computadoras, que yo estudié leyes, yo soy abogado, y la verdad usé una computadora hasta que tenía yo 33 años. Fíjense toda mi carrera y nada, no existía.

Pero ahora no. Los tiempos han cambiado y si queremos que Yucatán siempre esté adelante y en los primeros lugares es necesario que tengamos las herramientas que se están utilizando en todo el mundo para salir adelante y estar siempre en los primeros lugares.

Porque Yucatán es allí donde debe de estar, debe de estar en los primeros lugares, tenemos con qué. Tenemos la capacidad, tenemos la fuerza, tenemos el talento y eso lo representan todos ustedes, jóvenes y señoritas, ustedes representan la mayor fortaleza de Yucatán.

Yucatán tiene muchas fortalezas pero su juventud sin duda representa la mayor de ellas y nos toca a nosotros, como Gobierno, hacer nuestra parte para apoyarles, para impulsarles, para garantizar que puedan acceder a esos espacios educativos.

Aquí hay muchos jóvenes que estudian el telebachillerato. A ver, les quiero pedir que levanten su mano quienes estudian el telebachillerato ya sea de Tekax o de Oxkutzcab. Aquí hay también, vamos a darles un aplauso, miren que son bastantes.

Fíjense, hace un rato Libo me preguntaba cuántos telebachilleratos ya tenemos en el estado. Son, Gaby, 198 -¿viste Libo?, tenía yo bien el dato-. Son 198 y cada uno está en una comisaría, en una comunidad donde no había bachillerato.

¿Saben cuántos telebachilleratos había antes de que empezara nuestro Gobierno? Cero, no existían. Y nosotros, con el apoyo de un gran amigo de Yucatán que es el Presidente Enrique Peña Nieto, él nos apoyó para abrir los telebachilleratos.

¿Por qué? Porque si no los abríamos, todas esas manos de jóvenes que ahorita se levantaron y que están estudiando, muchos de ellos, estoy seguro, estarían estudiando el bachillerato pero tendrían que pagar pasaje y trasladarse a otro logar para hacerlo. Pero también, y hay que decirlo con toda claridad, muchos desafortunadamente ahorita no estarían estudiando, porque no tendrían la posibilidad.

Esa es la forma como estamos avanzando, esa es la forma como estamos creciendo con más oportunidades para los jóvenes.

Nuevamente le doy mi saludo con un gran reconocimiento y respeto a las mamás, a los papás, ¡vamos a darles otro aplauso a nuestras mamás y a nuestros papás! Porque de verdad, de verdad para ellos es un orgullo y yo sé que las mamás y los papás a lo mejor están más contentos que sus hijos en este momento, porque saben lo que les representa.

Y a ustedes jóvenes les digo, desde lo más profundo de mi corazón y con mucha emoción, échenle ganas, esfuércense, vale la pena. Estudien, tengan sueños, tengan aspiraciones, piensen en qué van a estudiar después de una vez.

Fijen sus sueños e ideales y vayan detrás de ellos. El futuro es de ustedes, lábrenlo con sus propias manos, con su propio esfuerzo y verán que cuando llegue el tiempo y el momento oportunos ustedes serán, como ya lo son desde ahora, el gran orgullo de todas sus familias y de todo Yucatán.

¡A seguir trabajando todos juntos por Yucatán! ¡Muchas felicidades por este día que yo sé que van a recordar toda la vida! ¡Muchas gracias!