Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Sala de prensa »
Discurso: Supervisión de los cursos de Formación para y en el Trabajo de la Plataforma "Bien hecho Yucatán"

Lunes, 2 de octubre de 2017

Discurso pronunciado por el Gobernador Rolando Zapata Bello, al supervisar los Cursos de Formación para y en el Trabajo de la Plataforma "Bien hecho Yucatán"

Mérida, Yucatán, 2 de octubre de 2017

Muchas gracias, muy buenos días. Les agradezco mucho a todos quienes nos acompañan aquí. A mí me gustaría saludarlos a todos por su nombre, porque tenemos aquí a los diputados federales, locales, a los líderes empresariales, sindicales, a los estudiantes, al secretario Caballero, los delegados federales, a todos, todos los que se encuentran aquí, sin excepción.

Porque de alguna manera o de una manera muy importante, todos formamos parte de ese engranaje que permite que hoy Yucatán esté caminando por un buen rumbo. Y hacía la reflexión el secretario Caballero de que llegamos a cinco años de Gobierno, es cierto, hace un par de días, cumplíamos cinco años de Gobierno y, como comentaba yo el día de ayer, pues entramos a la parte más importante: los próximos 364 días para concluir muy bien la administración.

Y pues estando aquí, en este auditorio tan representativo de lo que son los sectores productivos de nuestra entidad, yo comparto con ustedes algunas reflexiones: cuando entramos a la administración y tenemos un tramo por caminar de seis años o de cinco años, pues es muy válido decir qué es lo que se pretende hacer, pero cuando se llega al quinto año, lo relevante es decir qué es lo que se ha hecho y qué es lo que se espera para los próximos, en este caso, 364 días.

Las tareas y el quehacer de un Gobierno es muy amplio, pero a fin de cuentas, si lo pudiéramos sintetizar y, de una manera muy clara o de una manera muy concreta, tal vez por mi formación de abogado o específica, lo he hecho, yo siempre me pregunto cuál es la función del Estado en el desarrollo de un estado o de una nación, y está de manera muy concreta establecida en la Constitución de la República, en el Artículo 25.

El gran propósito o su función en el desarrollo es propiciar un crecimiento económico y garantizar una justa distribución de la riqueza, esto es que la economía crezca y que la pobreza disminuya; la una sin lo otro o lo otro sin lo uno, es incompleto, es desequilibrio, propicia desequilibrios en las sociedades, o bien, propicia mayor desigualdad o propicia, de alguna manera, rezagos mayores.

Y venturosamente, podemos decir, a cinco años de haber iniciado la administración, con números en la mano, que la economía de Yucatán está creciendo. Después de tener un 2013 y un 2014 con ciertos signos de estabilidad, crecimientos del uno por ciento, dos por ciento, en 2015 y 2016, la economía de Yucatán, el Producto Interno Bruto, creció al ritmo del cuatro por ciento.

Eso, ¿es mucho o es poco? Siempre lo preguntamos. Bueno, siempre es bueno tener referencias o referentes, ¿verdad? Porque el Producto Interno Bruto es una medición universal, puede comparar cómo crece la economía de una nación o de una entidad analizando su valor, en este caso, de producción en todos los casos; entonces, es totalmente equiparable.

Hoy, la economía de Estados Unidos, la nación hermana, está creciendo en el orden de uno, 1.5 por ciento; el crecimiento de la economía de México, que es el crecimiento de los más destacados en Latinoamérica –desafortunadamente, vemos que varios países hermanos de Latinoamérica están teniendo momentos complejos en su economía y no solamente no están creciendo sino que están decreciendo–, la economía de México está creciendo entre dos, 2.5 por ciento, que es muy bueno.

La economía de Yucatán, repito, en 2015 y 2016, creció al cuatro por ciento y, en 2017, los indicadores más actualizados, señalan un crecimiento del seis por ciento del Producto Interno Bruto. Yo recuerdo que, durante muchos años, aún en estos tiempos, el paradigma de crecimiento económico se ubicaba en China, ¿verdad? Que muchos años estuvo creciendo al siete por ciento del Producto Interno Bruto y era una referencia muy importante el crecimiento de China.

Bueno, pues en 2017, los indicadores oficiales con los que se cuentan, señalan que la economía de Yucatán está creciendo a un 6.2 por ciento, eso es lo que está sucediendo en Yucatán y eso es lo que estamos haciendo todos, porque lo están haciendo los empresarios con su inversión, con su confianza; lo están haciendo los trabajadores, cumpliendo con su responsabilidad cada quien; las autoridades, los servidores públicos; todos, cada quien está haciendo su parte y ese es el Yucatán que hoy tenemos.

Si nos vamos al otro extremo, o si nos vamos al otro elemento del equilibrio, todavía la semana pasa, no, más, tiene como un mes, tres semanas, sacaron los resultados del Coneval y Yucatán fue el tercer lugar, de los 32 estados, el tercer lugar que más disminuyó la pobreza extrema y disminuimos también, de manera muy relevante, la pobreza moderada, que son los dos grandes indicadores.

Y en todos los elementos que califican o que señalan; o mejor dicho, la caracterización de la pobreza, carencia alimentaria, carencia por educación, carencia por salud, carencia por higiene, por vivienda, servicios básicos, el nivel social, línea de ingreso, hubo incremento, o mejor dicho, mejoría.

Mejoría, porque allí lo que se valora es el decremento, o sea que disminuyan las carencias, pero para decirlo con mejor claridad, en todos tuvimos una mejoría substancial. Es importante, la economía de Yucatán está creciendo, las carencias y la pobreza en Yucatán están disminuyendo. No lo decimos nosotros, lo dicen los indicadores, lo dice nuestro Inegi.

Y como dije al principio de nuestra administración, pues el trabajo no se mide por esfuerzos, se mide por resultados. Tú puedes trabajar y trabajar y trabajar, pero si estás dando vuelta sobre tu propio eje y no avanzas, pues al fin de cuentas no es lo que se pretende. Los resultados de alguna manera son los que nos deben indicar si las cosas están caminando bien o si las cosas no están caminando bien.

Y hago la referencia con ustedes porque hablamos de crecimiento económico, hablamos de la disminución de la pobreza, incremento en la línea del bienestar, porque la una está ligada con la otra. Ese crecimiento económico, esa generación de empleos, 62 mil empleos, nuevos registros en el IMSS, y nuevamente preguntamos ¿son muchos o son pocos?

62 mil empleos en cinco años, en los 12 años previos se habían generado 52 mil, vea usted la proporción; en 12 años 52 mil empleos y en estos cinco años, 62 mil. Eso es lo que estamos haciendo todos, eso es lo que estamos haciendo cada quien por su parte.

Esto en un contexto de seguridad, de armonía que yo creo es lo más preciado que tenemos todos. El hecho de vivir en una sociedad de armonía y tranquilidad, con seguridad, es lo que nos permite que cada quien haga la actividad y la parte que le corresponda y eso permite que nuestra sociedad esté caminando.

Entonces, con este contexto, que no podría decir yo "con esta breve introducción", porque no ha sido tan breve; pero, para mí importante, porque esta reflexión que les he hecho es una visión de política pública de visión de Estado, nos enmarca y nos contextualiza la importancia de un instituto como éste, un centro de capacitación.

Y les voy a decir, para una de las grandes columnas a las que me referí, que es el crecimiento económico, el crecimiento eso es. No aspiramos a que Yucatán tenga un crecimiento del cuatro por ciento, del cinco por ciento, del seis por ciento del Producto Interno Bruto un año y ya, y al año siguiente regresemos a crecer un medio por ciento o uno por ciento.

Cuando una sociedad tiene una dinámica de crecimiento, el gran reto es sostener esa dinámica de crecimiento, ese es el tema, porque el Producto Interno Bruto puede crecer cuatro puntos, pero si no mantienes la dinámica de crecimiento, al año siempre crecerás un uno por ciento.

Y no quiere decir que caigas, no, sólo que creciste menos. Una sociedad como la nuestra, en estados como el nuestro, necesita tener niveles de crecimiento de entre tres y el cuatro del Producto Interno Bruto para garantizar una sostenibilidad de los requerimientos de su población en materia de generación de empleos, en materia de equilibrio de ingreso, todos esos temas.

Y para que ese crecimiento económico y esa dinámica de crecimiento se mantengan, hay un factor que es esencial: la productividad. Viro a ver acá a don Pedro porque con la CROC se han hecho trabajos muy importantes, con las cámaras empresariales y todo por el tema de la productividad. La productividad que tengan las empresas que se tengan en el estado, es importante producir más, producir mejor.

Y para el factor de la productividad es esencial un elemento que se llama capacitación: que los trabajadores que estén hoy trabajando en las plantas laborales, en las plantas productivas del estado, tengan mejores aptitudes, mejores habilidades, mejores capacidades y de esa manera, junto a otros elementos, se incremente la productividad en el estado.

Y ese elemento contribuye para que el crecimiento económico se dé, además del otro gran factor que es la inversión. La inversión es esencial, más inversión es igual a más crecimiento económico. Pero también, con la misma planta productiva, con más productividad, también viene el crecimiento económico, y aquí los empresarios lo saben, produces más y produces mejor por lo mismo.

Por eso, el aporte de este Instituto para la economía del estado es muy importante y reconozco aquí al delegado de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social porque, además, esos elementos de capacitación son un derecho que tienen los trabajadores.

Y de esta manera, como hemos escuchado, este Instituto va a contribuir a la oferta y a apoyar a las empresas, para que pueda ampliarse esa oferta de capacitación que se requiere: capacitación pertinente, capacitación científica, capacitación de calidad que se requiere para que incrementen las capacidades productivas de su planta.

Pero si nos vamos a la otra gran columna que es garantizar condiciones de igualdad, de bienestar, la vertiente social que debe existir en todo el estado, también este Instituto le da muy buenas noticias a nuestro estado, porque le brinda oportunidades a las mujeres y a los hombres de mejorar en sus condiciones, en este caso formativas y de oferta para tener mejores ingresos.

¿Y por qué en su capital humano, en su formación? Por algo muy importante: la capacitación que se brinde acá le va a permitir a las alumnas y a los alumnos contar con un certificado, con una acreditación que certifique sus aptitudes, que certifique sus habilidades; y es un certificado avalado, tanto por la Secretaría de Educación como por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Y ese certificado le permite al trabajador o al estudiante, si no tiene un trabajo, o bien generarse condiciones para tener su propio proyecto que lo auto emplee, o bien generarse mejores condiciones de contratación, acreditando que tiene las habilidades.

Porque muchas veces sucede, hay quien, por decir: un joven que a lo mejor es hijo de un electricista y desde niño lo ayudó, sabe, conoce y tiene todas las habilidades. Pero, si hay un puesto donde están contratando a un electricista en una industria y va y dice "yo soy electricista" le van a responder "¿qué tienes?", "no tengo ninguna acreditación" "ah bueno, vas a entrar con determinado nivel para ver si sabes". En este caso, se acredita él con su certificado que le expedirán acá y él está acreditando una habilidad, un talento, una capacidad que luego irá demostrando en su trabajo diario.

Y eso, repito, es una mejoría en las condiciones de las personas porque también un trabajador que ya tiene un empleo estable en una fábrica, en una planta, tiene una habilidad pero al acreditarse con este curso y obtener una certificación, le permite acceder en su misma planta a mejores oportunidades de ascenso cuando se generen las oportunidades.

Porque a fin de cuentas, estás construyendo una ficha curricular personal para que vayas mejorando. Y estoy seguro de que habrá la oportunidad de que los alumnos tomen un curso y se acrediten; y, tal vez, tomen otro en idiomas, en computación, en materias sustantivas, en fin.

Este Instituto, repito, le trae muy buenas noticias a Yucatán y estoy seguro de que ya le está reportando y le estará reportando mejores resultados a esas dos grandes columnas que en esencia, así lo visualizamos hace cinco años y reitero hoy, ante todos ustedes, para los próximos 365 días, garantizar que continúen muy sólidamente sustentadas y cimentadas para el futuro de Yucatán.

Un crecimiento económico y una justa distribución de la riqueza basados en un ambiente de armonía, de tranquilidad y de seguridad, ese es el Yucatán del siglo XXI.

¡Muchas gracias!