Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Sala de prensa »
Discurso: Centenario de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo

Jueves, 27 de abril de 2017

Discurso pronunciado por el Gobernador del Estado, Rolando Zapata Bello, en la celebración del centenario de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo

Mérida, Yucatán, 27 de abril de 2017.- Muy buenos días tengan todas y todos ustedes. Me da una enorme satisfacción saludar al doctor José Antonio Meade Kuribreña, nuestro amigo Pepe Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público del Gobierno de la República, dándole la más cordial bienvenida a él y a los funcionarios federales del Gobierno de la República que se encuentran aquí presentes, muchas gracias a todos por su presencia y por el gran apoyo que Yucatán ha recibido.

De manera particular, al ingeniero Enrique Solana, muchas gracias, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, agradecer junto a Juan José Abraham Daguer, muchas gracias.

Como bien lo expresaba Enrique hace un momento, Yucatán se siente muy complacido con la presencia de todos ustedes, mus satisfecho, muy agradecido por las deferencias que siempre la Concanaco ha tenido con esta tierra, que es la casa de todos ustedes y, por supuesto, aprovechamos para reiterar la enorme disposición de esta tierra de recibirles siempre que así lo dispongan.

Agradecer a los representantes de los Poderes públicos de nuestro estado; aquí la magistrada del Poder Judicial del Estado; distinguidos diputados del honorable Congreso del Estado, y el señ presidente municipal, el licenciado Mauricio Vila, de la ciudad de Mérida, agradeciendo a todas y todos ustedes.

Particularmente, a los presidentes y consejeros de las cámaras de comercio, servicios, turismo de latitudes hermanas, que hoy se encuentran aquí presentes representando a nuestra gran nación, representando a uno de los sectores que, sin duda, le impulsan mayor dinamismo a la economía nacional, particularmente a la economía de nuestro estado pero que, fundamentalmente a través de esos empleos que generan, permiten el bienestar de millones y millones de familias.

Quisiera iniciar este mensaje dando la más cordial de las bienvenidas a quienes visitan esta que es su casa, el estado de Yucatán, más aún cuando nos encontramos en un evento muy significativo, como lo es la celebración del Centenario de la Concanaco-Servytur, y es muy significativo porque yo estoy convencido de que el elemento clave para el éxito es el trabajo constante, firme y coordinado.

Para que un proyecto de país o estado alcance su máximo potencial, requiere de un sector público y un sector privado en coordinación y comunicación continua, y en ese sentido, las cámaras empresariales deben ser el elemento de vinculación entre el Gobierno y las principales necesidades de los empresarios, comerciantes y trabajadores.

Conforme se cumpla este objetivo, se convertirán en un ejemplo de éxito y es justo afirmar que la Concanaco-Servytur siempre ha cumplido con ese paradigma a lo largo de un siglo de trabajo, éste, sin duda, su primer gran siglo de realizaciones, un siglo de representar al sector empresarial, pero también de impulsar y promover el desarrollo de los servicios en nuestro país y en nuestra región del sureste mexicano.

Un siglo de contribuir de forma importante con el desarrollo de nuestra entidad y, en los años más recientes, ese desarrollo queda a la vista de todos nosotros. En todo nuestro país y en todo el sureste de México, hemos sido testigos de cómo el trabajo coordinado y la vinculación que las Cámaras han tenido con el Gobierno nos permite arrojarle resultados positivos a toda la población.

Un ejemplo claro es Yucatán, un Yucatán donde el comercio, que representa cerca de uno de cada cinco pesos generados en el estado, creció durante 2016 un 13 por ciento al por menor y un seis por ciento al por mayor. También durante 2016, el turismo del estado mostró números muy positivos, pues el estado recibió a cerca de millón y medio de turistas, cuando hace apenas una década recibíamos menos de 900 mil.

Con la infraestructura turística y de conectividad que ya se encuentra con importantes avances, como es el Centro Internacional de Congresos y el Palacio de la Música, el potencial turístico, comercial y de servicios del estado se incrementará exponencialmente, y estoy seguro que el sector empresarial sabrá aprovechar ese gran potencial, como lo ha hecho a lo largo de las décadas. Basta expresar que más del 65 por ciento del producto interno bruto de nuestro estado está representado por el sector comercio, servicios y turismo.

En nombre de todo el pueblo de Yucatán, los felicito en el marco de esta celebración que da pie a esta importante reunión nacional, y por el impacto que han tenido en nuestra sociedad desde su fundación como Cámara y les comparto con una breve reflexión final.

Hace cien años, empresarios visionarios, conscientes de su realidad y convencidos de que podían hacer algo para mejorarla, iniciaron este gran proyecto de la Concanaco-Servytur con una visión nacional, como bien lo expresó el ingeniero Enrique Solano hace un momento. A inicios de este año, la Canaco Mérida celebró sus 110 años, su 110 aniversario.

Es decir, estamos siendo testigos del resultado de cosechar los resultados de las acciones que dieron origen a muchas de estas organizaciones en México y en las entidades federativas. Es nuestra obligación y nuestra labor apretar el paso, seguir trabajando en beneficio de los mexicanos, cada quien desde nuestras respectivas responsabilidades.

Estoy seguro que cada uno de los ponentes y participantes en este importante evento nos permitirán apreciar la importancia que las cámaras empresariales tienen para el desarrollo y el crecimiento de toda sociedad.

A todos quienes hoy nos visitan, les reiteramos la más cálida bienvenida a Yucatán; estoy seguro de que encontrarán en esta tierra la calidez, la tradición que caracteriza a todas y todos los yucatecos. Enhorabuena a todos y, de nueva cuenta, bienvenidos a Yucatán, esta es su casa.