Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Yucatán » Cultura y tradiciones » La música »
La Orquesta Sinfónica

En el último lustro del siglo XIX, el pianista Ricardo Río Díaz concibió la idea de efectuar conciertos sinfónicos y organizó una orquesta bajo la dirección del maestro José Cuevas Pachón -hijo de José Jacinto Cuevas, a quien se le considera el Padre de la música vernácula- que se presentó en el primitivo teatro Peón Contreras el 17 de septiembre de 1898, actuando como solistas Río Díaz y la violinista Asunción Sauri Cetina.

Para solemnizar las fiestas que en honor del Gral. Porfirio Díaz, entonces Presidente de la República, en su visita al Estado, el Gobernador Olegario Molina encomendó al insigne maestro José Cuevas Pachón la organización de una orquesta sinfónica y la confección del programa correspondiente, el cual se cumplió el 8 de febrero de 1906.

El maestro Cuevas, lleno de fé como su ilustre progenitor, después de las fiestas presidenciales decidió organizar una orquesta dependiente de su Instituto Musical. De ahí surgió la Orquesta del Instituto.

Cuando enfermó el maestro José Cuevas, lo sustituyó como director de la Orquesta su alumno el joven Amilcar Cetina Gutiérrez, quien formó un conjunto de instrumentos de arco con jóvenes que ya se destacaban y al cual le puso por nombre "José Jacinto Cuevas", y después logró organizar una orquesta sinfónica con los elementos de que podía disponer en el medio musical, logrando magnífico éxito, pero la caída del gobierno de Felipe Carrillo Puerto, acaecida en diciembre de 1923, impidió realizar su proyecto de dotar a dicha orquesta con buena subvención.

Al desaparecer la Orquesta Sinfónica del maestro Cetina Gutiérrez, en 1923, Francisco Sánchez Rejón, quien había actuado en la Orquesta Sinfónica Nacional, organizó una orquesta sinfónica que llenara el hueco dejado por el maestro Cetina, surgiendo así, a principios de 1925, la "Orquesta Sinfónica de Mérida" con una actuación magnífica.

Al subir al Poder Ejecutivo del Estado, el Dr. Torre Díaz, designó como director de la Banda del Estado al maestro Sánchez Rejón, y éste tuvo que desatender la sinfónica.

Samuel Martí, violinista entusiasta y diligente, llegó a Yucatán a fines de 1935 con el objeto de recoger folklore maya, y en 1936 formó una orquesta sinfónica, quedando él como director, y Francisco Sánchez Rejón como subdirector, sin ayuda oficial alguna y solo animados por el entusiasmo de su alma generosa.

Al crearse la Dirección General de Bellas Artes el 1° de enero de 1944, se estableció dependiente de la Sección de Música, la Orquesta Sinfónica de Yucatán, a cuyo frente se puso al compositor Daniel Ayala Pérez, bien conocido dentro y fuera de Yucatán por su actuación como compositor y director de la "Orquesta Típica Yukalpetén". La Orquesta Sinfónica se estrenó en el Teatro Peón Contreras la noche del 15 de noviembre de 1944.

Al frente de esta orquesta, Daniel Ayala realizó siete temporadas en forma ininterrumpida entre 1944-1950, después de los cuales Yucatán pasó 25 años sin vida sinfónica.

En 1975, Carlos Tello Solís, músico de formación académica y conocedor también de la música popular, propuso al Gobierno Estatal la reanimación de la vida orquestal del estado. Aceptada su petición, el 15 de septiembre de 1975 ofreció su primer concierto la nueva Orquesta Sinfónica de Yucatán en el Salón de la Historia del Palacio de Gobierno. En ese concierto, en que participó también el Orfeón Yucatán, Tello dirigió obras de Mozart, Schubert y Vivaldi.

En esta nueva época de la Sinfónica Yucateca, en que se ejecutaron 113 conciertos, la subdirección de la misma estuvo a cargo de Julián Durán Flores, entre 1975 y 1979 y Fernando Cardeña Palomo, a partir de 1980. Siguiendo el ejemplo de Ayala, Carlos Tello programó durante ese período de intensa actividad orquestal varias obras yucatecas, incluyendo el estreno de la Sinfonía N° 1 en fa mayor, de Gustavo Río Escalante.

En la temporada de invierno 1981-1982 se conformó una orquesta con músicos locales, nacionales y extranjeros. Para lograrlo no sólo se requirieron los esfuerzos de los directores de orquesta; también fue determinante en esta empresa la participación de Luis Pérez Sabido, entonces director de Cultura del Gobierno del Estado. Los músicos que se integraron al grupo llegaron de la North Texas State University y de diversos estados de la república. Se incorporó también Antonio Cabrero como director artístico.

En 1984, el Instituto de Cultura y la Universidad Autónoma de Yucatán organizaron una sinfonietta que ofreció tres conciertos bajo la dirección de Miguel Pérez Concha y Julián Durán Flores. Entre 1987 y 2002, Pérez Concha, organizó y dirigió una serie de conciertos en las ciudades de Mérida y Miami y uno en Chichén Itzá con una agrupación conformada por miembros de la Orquesta de Cámara de la UADY y músicos universitarios de la ciudad de Miami, Florida.

En 1997, bajo la dirección de Miguel Pérez Concha y Sergio Castro Acosta, se formó la Orquesta Clásica Universitaria con músicos jóvenes de la Orquesta de Cámara de la UADY, la Escuela de Música Juan Sebastian Bach y la Orquesta de Cámara Fernando Lozano de la ciudad de Campeche.

En 1998 el Instituto de Cultura integró la Orquesta de Cámara de Yucatán. Encargo que se le confirió al Mtro. Roberto Tello Martínez, quien fungió como su director fundador y titular hasta septiembre de 2001. Esta orquesta de cámara tuvo sus antecedentes en el Conjunto de Cuerdas del Salón de la Historia.

Motivado por su gusto por la música clásica y utilizando la experiencia adquirida con la formación del Patronato del Conservatorio de las Rosas en Morelia, Michoacán y la presidencia de Pro ópera, A. C, el Sr. Adolfo Patrón Luján, sugirió al Gobierno del Estado, transformar la Orquesta de Cámara, que existía en ese entonces, en Orquesta Sinfónica. Para este fin, se tomó como base la Orquesta de Cámara que dirigía el Mtro. Tello Martínez. En diciembre de 2001 se integró formalmente el Patronato para la Orquesta Sinfónica de Yucatán, fundado por el Señor Patrón Luján.

Teniendo como sede el Teatro Peón Contreras, magnífico monumento cultural de principios del siglo XX, la Orquesta Sinfónica de Yucatán, realizó su concierto inaugural el 27 de febrero de 2004. Juan Felipe Molano Muñoz y José Luis Chan Sabido fueron los primeros Directores Titulares, y a partir de enero de 2009, tomó la batuta el Maestro Juan Carlos Lomónaco.

Desde su conformación, ha presentado trece exitosas temporadas ininterrumpidas, donde se incluyeron directores y artistas locales, nacionales y extranjeros. Destaca el concierto realizado en 2004 en Cancún, Quintana Roo, acompañando por primera vez al tenor Plácido Domingo, quien, nuevamente, en octubre de 2008, se presentó en El Concierto de las Mil Columnas teniendo como invitado especial a una de nuestras máximas figuras musicales, el cantautor Armando Manzanero. Asimismo, en 2009, con Sarah Brightman en El Concierto de la Pirámide, y este año participó con una magnífica introducción orquestal en El Concierto del Sol con Elton John, presentaciones realizadas en la zona arqueológica de Chichén Itzá, producidas por el Gobierno del Estado a través del Patronato CULTUR.

Es importante señalar la labor pedagógica que realizan la mayoría de los músicos en los diferentes centros de enseñanza del Instituto de Cultura de Yucatán, propiciando la formación de nuevos instrumentistas. Como parte integral de este proyecto, la OSY ofrece en sus temporadas conciertos didácticos dirigidos a distintos niveles educativos y por supuesto, sus presentaciones en el interior del Estado.