Mérida, Yucatán, 30 de octubre de 2020
Inicio » Sala de prensa »
La tecnología, aliada de las y los docentes de Yucatán

Jueves, 14 de mayo de 2020

El trabajo en tiempos de pandemia exige preparación continua, opina maestro con 50 años de carrera.

Mérida, Yucatán, 14 de mayo de 2020.- Una computadora y ganas de aprender para continuar enseñando son parte fundamental de los requisitos para consolidar la figura del docente, ante los retos actuales que se originan de la presente emergencia sanitaria mundial, expresó el maestro Carlos López Medrano, con más de 50 años de servicio.

"Antes, teníamos que viajar muchos kilómetros para llegar a nuestra escuela –me tocó trasladarme en ferrocarril, avioneta y caballo, con tal de cumplir con mi labor–; ahora, la tecnología nos facilita muchas cosas y es necesario que combinemos ese privilegio con la disposición de aprender. Podemos superarnos a través de plataformas digitales y es nuestro deber hacerlo, para que ningún alumno se quede sin la oportunidad de estudiar", comentó.

El profesor Carlos, quien ha formado a varias generaciones de jóvenes en la asignatura de Español y ha sido director de diferentes secundarias técnicas, conoce la importancia de actualizarse, pues el camino que ha recorrido, desde su egreso de la Escuela Normal Rural "Gregorio Torres Quintero" de San Diego, Tekax, ha definido su carácter y vocación, enseñanzas que prevalecen en sus alumnado.

"Te mandaban a donde hubiera la necesidad de un maestro; por eso, muchos yucatecos están en varias partes del país, porque saliendo de la Normal, nos enviaban a cualquier ejido de México a enseñar. Así, he podido coincidir con estudiantes de Tabasco y de otros lugares, que me dicen: ‘maestro Medrano, gracias a usted, tengo bonita letra o se me da la ortografía por sus clases’; todo eso me llena de orgullo", señaló.

La inmediatez de los tiempos modernos, aseguró, debe acompañarse de valores, como la confianza y el respeto, cimientos para una buena relación maestro-estudiante; desde su punto de vista, hay que hacer uso de la tecnología, sin olvidar el sentido humano de la profesión magisterial.

"Hay que actualizarse, eso sí, pero fortalecer la confianza con alumnos y con nuestros compañeros docentes. Recuerdo que, muchas veces, tuve dudas de cómo enseñar tal o cual asignatura y, cuando eso pasaba, enviaba una carta a mi padre, que también fue maestro, por correspondencia aérea urgente, y a la semana, me llegaba su consejo; ahora, todo es más rápido y eso es una ventaja: hay que apoyarnos entre docentes para tener una educación de calidad", puntualizó.