Mérida, Yucatán, 24 de junio de 2018
Inicio » Sala de prensa »
Discurso: Entrega de equipos de cómputo del programa Bienestar digital

Martes, 6 de marzo de 2018

Discurso del Gobernador Rolando Zapata Bello durante la entrega de equipos de cómputo del programa Bienestar digital

Chemax, Yucatán, 6 de marzo del 2018.- Buenos días. Muy contento de estar aquí, muy emocionado y la verdad lo que más gusto me dio es escuchar ese dato que nos dio el secretario de Educación, el maestro Delio, de cómo ha crecido el número de estudiantes que hay en el bachillerato aquí en Chemax.

Eran como 650 en 2012 y ahora ya son mil 700, miren cómo ha crecido y eso nos da una gran satisfacción porque como bien decía el presidente municipal, a quien le agradezco sus palabras, muchas gracias, la educación es algo muy importante.

Por eso estamos todos aquí, porque queremos impulsar a nuestros jóvenes, por eso estamos aquí juntos, como lo habíamos ofrecido siempre, trabajando para servirles a ustedes. Aquí se encuentra el presidente municipal Gaspar, se encuentra nuestro diputado Liborio, muchas gracias porque él desde el Congreso de la Unión nos ha gestionado los programas y las obras para poder cumplir compromisos que hicimos.

Lo mismo que la diputada Marena, ella en el Congreso estatal nos aprueba presupuesto para poder cumplir y hacer obras y acciones en beneficio de todos ustedes. Lo mismo que los funcionarios estatales presentes, muchas gracias Delio, todos los funcionarios estatales, federales, aquí está don Jesús Vidal, que desde CDI hace un trabajo muy importante para apoyar a las comunidades que lo necesitan.

Y así podría decirles todos los que nos encontramos aquí, pero todos tenemos un propósito común. El propósito común es apoyar a nuestra juventud.

Miren ustedes, hace unos años, en 2012, eran 600, repito, los jóvenes que estaban en el bachillerato aquí en Chemax y sus comisarías, hoy son mil 700 y qué era lo que pasaba, por qué no todos los jóvenes podían estudiar.

Me lo estaba diciendo doña Matilde hace un momento que lo platicábamos, porque muchos viven lógicamente en las comunidades, en las comisarías y para que pudieran estudiar el bachillerato, qué tenían que hacer, tenían que viajar y venir aquí a la cabecera a Chemax o hay veces hasta Valladolid a otro lugar para estudiar.

Y el pasaje que hay que pagar diario y muchas veces para su refresco y si comen algo y también la computadora que ahorita no es que digas bueno el que tenga computadora y el que no pues no usa, no, es una necesidad por la información, el trabajo, por la forma cómo se está dando la vida moderna, es necesario una computadora.

Y qué pasaba, pues que los propios papás tenían que darle dinero a sus hijos que estudiaban para que vayan a un ciber a rentar una computadora y cuánto cuesta una hora en un ciber, 10 pesos, 12 pesos, hasta más.

Y entonces el pasaje y el pago del ciber, cuando llega la mitad del curso dicen los papás, ya no se puede, cuesta mucho y yo en el camino para ser Gobernador hablé con mucha gente y me lo decían madres de familia me lo decían "no se puede, llega medio curso y tienen que dejar la escuela".

Por eso teníamos muchos jóvenes que entraban y luego se quitaban, por el tema económico y nosotros dijimos eso no puede ser, no es posible, las oportunidades deben ser para todos. ¿Y saben por qué? Porque nuestros jóvenes son talentosos, son inteligentes, tienen capacidad y lo único que necesitan es ese apoyo, ese empujón que les demos para que salgan adelante.

Para eso hicimos este programa y por eso me comprometí, yo dije, si me apoyo el pueblo de Yucatán y me vuelvo Gobernador vamos a hacer un programa para entregarle a los jóvenes de bachillerato su computadora.

Y ya oyeron ahorita, con estas que estamos entregando ya rebasamos las 66 mil. Habíamos dicho que iban a ser 50 mil, ya son 66 mil y ¿saben qué? Hasta el final de mi administración vamos a seguir entregando computadoras, porque hay más jóvenes que necesitan y porque yo sé que cada computadora que entregamos, las computadoras son una herramienta, no la computadora va hacer sola la tarea.

Es un herramienta que nuestros jóvenes tienen y cada computadora corresponde a un joven a una señorita y cada uno de ellos su mente es como una luz que está prendida y conjuntamente con todos los jóvenes de nuestro estado, alumbran nuestro camino, porque para pensar en el futuro, qué va a pasar mañana, qué va a pasar los próximos años en Yucatán lo importante es siempre pensar en la juventud.

Porque una juventud que estudia, porque una juventud que se prepara nos garantiza que como pueblo mañana seamos mejor de los que somos hoy. Por eso le apostamos tanto a la educación y de verdad me emociona mucho pensar en todos los jóvenes que tiene la oportunidad de estudiar desde su telebachillerato.

Yo quiero pedirles a todos los jóvenes estudiantes de telebachilleratos que se pongan de pie. A ver, ¿aquí son de telebachilleratos? Miren nada más, acá son de telebachillerato igual todos. Aquí son del Cobay. Vamos a darles un aplauso muy fuerte a todos los que son de telebachilleratos -¡Párense, párense para que les aplaudamos!-, miren nomás cuantos son.

Muchas felicidades, de verdad muchas felicidades, ya se pueden sentar. Y ahora los del Cobay y los de la Emsad que se pongan de pie, igual para que les demos su aplauso. Aquí están todos -¡Párense, párense, párense!-. Ahí está, un aplauso muy fuerte a los del Cobay y de la Emsad.

Pues miren, a ustedes jóvenes les quiero decir algo: esa dinámica que hizo Delio hace un momento a mí me gustó mucho porque, en el mejor de los casos, quien se encuentra junto a ustedes ahorita sentados es su mamá, o es su papá, o es un hermano, o es un familiar, es alguien que seguramente les acompaña y les ayuda.

Yo quiero que le demos un aplauso muy fuerte a las mamás, a los papás, a los que estén junto a ustedes acompañándolos. ¡Pero fuerte, fuerte, más fuerte! ¡Eso! ¿Y saben por qué? Por algo que les voy a decir que los papás y las mamás lo saben, sobre todo las mamás porque, la verdad, la mayoría de las veces las mamás son las que están atentas de la escuela.

Jóvenes, yo quiero decirles que yo sé y ustedes lo saben, que para que ustedes estudien sus papás hacen un gran esfuerzo y en muchas veces es hasta un sacrificio. Muchas veces se dejan de hacer cosas en la casa para que el hijo o la hija puedan estudiar.

Ustedes son la mejor esperanza de sus papás, ustedes son el orgullo de sus papás. Porque yo sé que muchos de sus padres no pudieron estudiar porque no tuvieron la oportunidad que hoy ustedes tienen, porque hace tiempo pues no habían.

Por eso es tan importante que ustedes se preparen, que le echen muchas ganas, que de verdad se comprometan con ustedes mismos a salir adelante, a terminar su bachillerato y a continuar sus estudios superiores,

Hay diferentes opciones que les permiten estudiar ese nivel y ser profesionistas. Lo pueden hacer, tienen todo para hacerlo: la capacidad, el talento, el apoyo de su familia y de sus autoridades. Y hoy ya tienen en sus manos una herramienta para conquistar el futuro.

¿Por qué saben qué? Ustedes van a tener todavía esta computadora y les va a servir cuando vayan a estudiar profesionalmente porque son buenos equipos. Son computadoras de muy buena calidad que cuando se cuidan y se utilizan bien pueden durar mucho tiempo.

El otro día estaba yo contando que a donde voy, a los institutos superiores, a los tecnológicos a las universidades de diferentes partes, veo a estudiantes que les entregamos sus computadoras hace cinco años y ahorita ya terminaron el bachillerato, ya están en el tecnológico o en la universidad y tienen su computadores de Bienestar Digital como éstas y con ellas estudian.

Es lo que yo deseo para todos ustedes: que lleguen al estudio profesional, que tengan su computadora y que les acompañe no sólo en su bachillerato sino en el superior.

Para que el día de mañana sean hombres y mujeres de bien, productivos, con una buena actividad acorde con su profesión. Y que eso permita que sus familias y sus papás se sientan muy orgullosos de ustedes, porque hoy ellos están haciendo un gran esfuerzo por sacarles adelante.

Por eso yo sé que este es un día muy especial, que estamos contentos de que hoy todos ustedes se van a ir con sus computadores y tenemos frente a nosotros un camino de optimismo, de esperanza, de tener la confianza, repito, de que las cosas van a estar mejor gracias al apoyo y la participación de toda la sociedad.

Así que de verdad muchas, muchas felicidades. Este programa a mí me llena de satisfacción por todo lo positivo que trae, pero además por algo que es un signo en nuestro Gobierno: era un compromiso. Es un compromiso que hicimos y en Yucatán los compromisos se cumplen.

Ya tienen ustedes sus computadoras así que ¡a seguir estudiando, a seguir esforzándose y a salir adelante! ¡Muchas felicidades a todos! Chucho, les respeto y les vamos a seguir apoyando, muchas gracias.