Disminuir letra Aumentar letra
Gobierno del Estado de Yucatán
Inicio » Yucatán »
Haciendas
En la época del "oro verde" (finales de 1800), las haciendas nacieron y vivieron el gran auge del henequén. A mediados de 1940, cuando se inventaron los hilos sintéticos, la industria del henequén cayó abruptamente y con ello, el esplendor de las haciendas. En la última década del siglo XX, las haciendas de Yucatán volvieron a recobrar un gran auge y esplendor, ahora como lugares de perfecta armonía para el descanso, la reflexión y la meditación, pero sobre todo para ofrecerle a los visitantes de Yucatán experiencias únicas.

Chenché de las Torres
 
Impresionante construcción cuyo estilo arquitectónico, nos recuerda la época medieval, ya que tanto su casa principal como la casa de máquinas tienen grandes torres que asemejan un castillo.

Chenkú
 
Del conjunto hacendario se conservan el estanque, la casa de máquinas, la chimenea, 2 construcciones anexas y la casa principal que se distingue en su arquitectura colonial, por la simplicidad de elementos decorativos, su simetría, sus arcas, su escalinata y su espadaña.

Chichén & Yankin Spa
 
Es la primera hacienda yucateca convertida a hotel; hoy, es reconocida como el destino Eco-Spa Resort de mayor prestigio en Yucatán, México. Cuenta con una fabulosa ubicación en Chichén Itzá, Yucatán, México.

Chichí de los Lagos
 
Recibe su nombre por su cercanía con la laguna de Yalahau. Entre los detalles más importantes del lugar sobresale la conservación de una pintura mural en la fachada de la capilla, las caballerizas y un túnel que comunica al jardín principal con el patio posterior por debajo de la casa principal.

Chunchucmil
 
Se encuentra en el interior del poblado de Chunchucmil, sobre la que fuera una antigua ciudad maya. La casa principal, en cuya construcción se usaron piedras arqueológicas, se encuentra rodeada de una terraza con numerosos arcos.

Citincabchén
 
Hacienda henequenera que en tiempos pasado fuera productora en escala de la fibra, que actualmente está en decadencia.

Dzoyaxché
 
Forma parte de la reserva ecológica de Cuxtal. Tiene varios atractivos, entre los que destacan paseos en "truck", visitas a un cenote, estanque para nadar, área de juegos rústicos, sitio para acampar y parte de antigua maquinaria con la que se procesaba la fibra de henequén.

Eknakán
 
Fue una importante hacienda erigida con el propósito de que algún día fuera la iglesia del pueblo y no sólo de la heredad. El templo es de arquitectura gótica. Es considerado un museo.

Itzincab Cámara
 
La fachada está formada por tres arcos torales sostenidos por pilares de piedra con dinteles, y una escalinata flanqueada por rejas de hierro forjado. En el límite sur de la hacienda existen los vestigios de una plataforma prehispánica, que tiene una escalinata que conduce a la cúspide donde hay un pequeño mirador.

Kancabchén
 
Es escenario de amplio proyecto ecoturístico y social por medio del cual se ofrece una visión de las tradiciones y costumbres de Yucatán. Cuenta con diversos atractivos, como son: lienzo charro, zoológico y palenque, así como la presentación de bailables regionales, entre otras cosas.

Katanchel
 
Cuenta con 40 habitaciones, cada una con terraza y su propia "minialberca". La casa de máquinas fue habilitada como restaurante. De la "Tienda de raya" salen los rieles de "truck" que recorren los alrededores de la hacienda.

Kochol
 
Se compone por tres edificios importantes: casa principal, casa de máquinas y casa del administrador. La casa principal y la casa de máquinas están intercomunicadas por un gran espacio que funge como plaza. La casa principal cuenta con pórticos con arcos apoyados sobre columnas de piedra, balaustradas y cornisa.

Misné
 
Su arquitectura refleja la gran influencia española durante la colonia, así como detalles únicos que conllevan a épocas más cercanas como los coloridos vitrales en la casa principal y los arcos góticos en el interior de ésta.

Misnebalam
 
Maravillosa hacienda de gran amplitud y extensión. Conserva aún sus frondosos árboles y su estilo colonial. Funciona como un centro de reunión vacacional. Cuenta con un cenote subterráneo y aún se conservan las máquinas henequeneras que son consideradas verdaderas piezas de museo.

Nuestra Señora de la Soledad Pebá
 
El conjunto está compuesto por la casa principal, capilla y corrales de origen colonial, desfibradora, dos bodegas y la casa del administrador, ubicados todos frente a una explanada que conduce a los planteles del henequén. La casa principal se identifica por su sencilla volumetría, por su arcada en el corredor frontal, y por la ausencia de elementos decorativos.

Oxtapacab
 
El conjunto se compone de tres secciones; en la primera sección están las casas de los acasillados; en la segunda están la casa de máquinas, la empacadora y las bodegas; en la última sección está la casa principal, que presenta además del característico pórtico de acceso, dos corredores porticados que se sitúan paralelos al eje longitudinal.

Petac
 
Fue construida sobre los restos de un sitio maya. Se ubica dentro de la reserva ecológica de Cuxtal y ofrece a sus visitantes un ambiente tranquilo e instalaciones de lujo.

Petcanché
 
No es posible apreciar desde el espacio urbano exterior la belleza de su arquitectura, pues esta hacienda, inmersa en la estructura urbana de la ciudad, se cierra al exterior y guarda en su contexto interno la arquitectura y ambiente propios de las casa habitación de la haciendas henequeneras. Del conjunto hacendario se conserva únicamente la casa principal.

Petectunich
 
El conjunto se conforma de una gran explanada delimitada por las viviendas de los acasillados, la capilla y la casa de máquinas. La casa principal se distingue por un pórtico con arcos ojivales apoyados en columnillas y un mirador.

Poxilá
 
En la casa principal permanecen elementos propios de la hacienda colonial como sencillez en su volumetría y decoración, su escalinata de acceso al corredor frontal y la integración de la capilla, con elementos del período henequenero como la teja marsellesa en techumbres inclinadas soportadas sobre una estructura de madera.

San Antonio Chalante
 
Todavía es un sitio rústico, un remanso de tranquilidad, recreación y contacto con la naturaleza, en un ambiente evocador de los años gloriosos de las fincas henequeneras y con las comodidades para ser disfrutada como sitio de esparcimiento y distracción.

San Antonio Cucul
 
Su bellísima arquitectura, del más puro estilo colonial, la hace un espacio de añoranza y evocación histórica. En la casa principal, rodeada de corredores, se hallan elementos propios de una estancia diseñada para servir de residencia a sus propietarios. Aún se mantienen en pie dos torres de chimeneas. Cuenta con una noria y un cenote en el costado derecho de la casa.

San Antonio Kaua
 
Fue marco importante de una desfibradora, ya que era la casa principal del hacendado y frente a ella se encontraba con anterioridad dicha desfibradora. Tenía su propia noria, misma que alimentaba su alrededor con el agua que se sustraía. Su sótano eran las galeras.

San Antonio Millet
 
Los mayas le llamaron a este lugar Cerro Rojo "Mul Chac", que fue estancias de ganado desde el año de 1667 y posteriormente finca henequenera, como todas las tierras vecinas que la rodean. Hoy es una residencia privada que cuenta con nueve habitaciones bellamente decoradas e impecablemente amuebladas.

San Antonio Tehuitz
 
La chimenea, el mirador, el arco de acceso y el campanario de la iglesia dan a la hacienda la relevancia propia de una finca de gran importancia. La fachada de la casa principal posee un corredor porticado con una arcada sobre una columnata de piedra labrada, dos cuerpos laterales, escalera central de acceso y mirador. El edificio de la casa de máquinas de arquitectura colonial tiene arcadas en madera.

San Bernardo
 
Actualmente se encuentra en desuso habitacional, pues en su interior se encuentran valiosos museos. En el interior de la casa principal aún se conservan muebles de estilo austríaco y porfiriano. Las bodegas de henequén forman un interesante museo de transportes donde se exhiben carretas, bolonconches, calesas y carruajes. También cuenta con un museo de antropología, que posee piezas mayas, algunas de ellas encontradas en los terrenos de la hacienda.

San Diego Azcorra
 
Actualmente sólo le sobrevive la casa principal, que fue declarada sitio patrimonial, que se caracteriza principalmente por sus arcos de estilo morisco y sus amplias escalinatas de piedra en forma de "A", y una amplia terraza.

San Idelfonso Teya
 
Su arquitectura colonial encanta a todos los que la visitan, por sus áreas verdes y pasillos, el ambiente campirano y la esencia del pasado que se respiran en sus instalaciones. En 1974 fue rescatada de las ruinas y poco a poco ha ido cobrando auge hasta convertirse en uno de los sitios preferidos de los meridanos y de los extranjeros para degustar una buena comida en su restaurante y disfrutar del paisaje. Ha dado albergue a grandes personalidades del mundo entero.

San Ignacio
 
Los tres edificios principales que delimitan el área central abierta son la casa principal, la casa de máquinas y la iglesia. La casa principal reproduce el esquema típico de la hacienda colonial de líneas sencillas, corredor porticado con arcos de medio punto y una cornisa con un elemento central que remata en el punto superior la fachada principal.

San José Cholul
 
Alojarse en la hacienda San José Cholul, significa, en estricto sentido, visitar un sitio histórico importante. Los cuartos y las suites de la hacienda respetan al máximo la disposición y el estilo que marcaron época en la colonia. La vieja cochera, el salón de áquinas, la casa principal y la casa del administrador, son ahora acogedoras habitaciones de techos altos, anchos muros y sombreados ventanales.

San José Tip - Ceh
 
En este lugar se unen dos rutas turísticas, la ruta Puuc y la ruta de los Conventos. Entre sus principales atractivos se encuentran la casa principal, la casa de máquinas, la capilla y la casa de servicios.

San Juan Dzonot
 
Esta hacienda destinaba sus terrenos al cultivo del henequén o Sisal y a la cría de animales propios de la región. Posteriormente fue remodelada dándole un giro turístico convirtiéndola en un lugar que en su conjunto aporta aspectos culturales, naturales y de descanso.

San Lorenzo Aké
 
De arquitectura monumental y situada en la zona arqueológica de Aké, tuvo su origen y pasado, cuando se formaron las antiguas estancias ganaderas durante la época colonial. Está llena de cerros arqueológicos, y parte de la misma construcción, se encuentra sobre una extensa plataforma arqueológica de poca altura.

San Miguel
 
La hacienda San Miguel combina las actividades agropecuarias propias de un rancho en producción con los servicios de un parque ecoturístico. Durante el recorrido se puede observar una vegetación abundante propia de la región; además, hay un espacio reservado con lago artificial donde se crían patos yucatecos. Los turistas pueden participar en las actividades del rancho como arriar a los toros a caballo, para lo cual son guiados por los vaqueros del lugar.

San Pedro Chimay
 
De gran hermosura, deleite de las personas amantes de la historia, su estilo es un tanto diferente por la construcción especial de los arcos que se encuentran a la entrada. Tiene dos calderas y dos chimeneas, a diferencia de la gran mayoría que cuenta con una de cada una.

San Pedro Chukuaxín
 
Mejor conocida como "La Casa de la Cristiandad", esta antigua propiedad considerada estancia en el siglo XVIII perteneció a los padres jesuitas, quienes fueron expulsados de Yucatán en 1767. Aún conserva la interesante arquería morisca de su fachada y sus corredores interiores que parecen ser los más antiguos. Del conjunto hacendario se conservan la casa principal y la noria, así mismo, existe en la parte posterior del predio una construcción moderna, que funciona como iglesia del culto católico.

San Pedro Noh Pat
 
Se supone fue una de las primeras propiedades de los conquistadores españoles, por la cercanía con Mérida. El acceso principal del casco cuenta con doble arco estilo morisco-yucateco y una entrada circular. La casona presenta los elementos decorativos y arquitectónicos propios de la época, pero combinados con otros de décadas posteriores: escalinatas de piedras labradas, balaustradas y un corredor en el que destacan tres arcos y dos columnas. En el jardín interior se ubican una antigua noria y un gran aljibe, que se adecuó como piscina.

San Pedro Ochil
 
De corte morisco, con influencia neoclásica, cuenta con un arco ornamentado a la entrada y una angosta calzada de rieles, por la que transita un "truck". Aún se conservan en la zona numerosos vestigios arqueológicos.

Santa Cruz
 
Es un hotel boutique situado en medio de la reserva ecológica de Cuxtal, basado en la idea de la convivialidad, naturaleza y paz, en el que se cuida especialmente el confort y privacidad de los huéspedes. Se ha puesto especial empeño en conservar el ambiente natural de la hacienda con la presencia de numerosas clases de aves, lagartijas, y pequeños mamíferos.

Santa María Acú
 
Pertenece al período porfiriano. En el conjunto, está integrado por cinco edificios: casa principal, casa de máquinas, bodega, desfibradora y casa del administrador. La capilla aunque no está integrada al casco, se considera valiosa por su arquitectura. De la casa de máquinas destaca la fachada compuesta por 3 arcos a doble altura rematados por un frontón, enfatizando la ubicación del tren de raspa.

Santa Rosa de Lima
 
Es una de las haciendas que surgen con el auge henequenero y es edificada para ese fin, sin haber pasado por el período anterior, el de la hacienda ganadera. El conjunto arquitectónico corresponde por completo a la etapa porfirista, sin embargo, su construcción fue realizada en dos etapas. La encantadora Hacienda fue restaurada con el gusto más delicado, manteniendo su atmósfera natural.

Santo Domingo
 
Es uno de los pocos casos que intenta abandonar la arquitectura ecléctica dominante del porfiriato para adoptar la leve influencia de los conceptos modernos de la nueva arquitectura. El conjunto arquitectónico central de la hacienda está compuesto por tres edificios: la casa principal, la casa de máquinas y la casa del administrador, organizados en torno a una plaza que funciona como espacio articulador y distribuidor de los mismos. Sus elementos arquitectónicos son muy simples: una cornisa como remate superior y un elemento en forma de arco en un extremo, en donde se ubicaba la campana para llegar a los trabajadores.

Santo Domingo Hunxectamán
 
Es una hacienda henequenera que presenta rasgos característicos arquitectónicos del siglo XVIII. Se sospecha que alguna vez fue también, testigo de la producción algodonera en nuestro estado, ya que junto con la caña de azúcar, el henequén y el algodón, crecían con facilidad en el característico suelo yucateco.

Sotuta de Peón
 
Sotuta de Peón es una de las pocas haciendas henequeneras que existen en plena producción y en la que la historia se encuentra viva. Recorrer sus instalaciones representa una experiencia extraordinaria. El recorrido se realiza en plataformas de madera, jaladas por mulas, con ruedas metálicas que transitan sobre rieles.

Tabi
 
La hacienda de San Juan Bautista Tabi, fue de las pocas de producción diversificada, cuyos cultivos más importantes fueron la caña de azúcar y el maíz. La fachada de su casa principal es suntuosa, con doble arquería y en su iglesia cuenta con un magnífico retablo. Estuvo integrada por la casa principal, la capilla, las casas-habitación, las construcciones de servicios y producción, los corrales y la noria, los terrenos destinados a la producción agrícola y ganadera y los de reserva.

Tahdzibichén
 
Ostenta un color tierra reconfortante y agradable a la vista, por lo tanto propicia que quien transita por esta zona de la reserva de Cuxtal se detenga unos minutos a recorrer esta construcción antigua, ahora convertida en centro de reuniones sociales. La entrada principal está señalada por un arco mixtilíneo.

Tamanché
 
Aunque forma parte de las haciendas particulares, es posible visitarla para admirarnos de sus estilos arquitectónicos, para gozar una vez más del ambiente colonial, que tiene un sabor especial. Está rodeada de bellos arcos, elementos ampliamente difundidos en este tipo de construcciones.

Tanil
 
Añeja hacienda que como muchas otras de la época colonial, primero fue estancia ganadera y luego henequenera, durante el auge del cultivo del agave. La hacienda se yergue aún majestuosa, siendo una de las primeras propiedades de los conquistadores españoles.

Tanlum
 
Majestuosa hacienda que se encuentra al noreste del centro de Mérida. Actualmente solo se conserva la casa principal en muy buenas condiciones, el arco que sirvió de entrada y la noria, el resto de la hacienda se fraccionó.

Techóh
 
El conjunto de los edificios centrales están organizados mas o menos linealmente con un gran espacio abierto al frente, todo ésto circundado por una barda perimetral. En los puntos extremos, se localizan la casa principal y la casa de máquinas. La casa principal, modificada en el período henequenero, se desplanta sobe un gran terraplén y posee un corredor que se desarrolla en dos puntos y columnas de piedra. La casa de máquinas se caracteriza por una fuerte expresión de la estructura de madera como elemento dominante del conjunto.

Tekit de Regil
 
Es una de las pocas construcciones que todavía nos pueden transportar a la época colonial que vivió Yucatán. Su iglesia de gran magnitud ostenta los elementos clásicos de la antigüedad grecorromana que recuerdan el templo de la Magdalena en París. La sala de máquinas es un edificio aislado que conserva su viejo estilo colonial yucateco, con arquería a medio punto. Cuenta con una huerta interior, acueductos de riego hechos de mampostería y un enorme estanque que los surte de agua.

Temozón Sur
 
Temozón nos permite apreciar ahora los indicios de la época de esplendor de Yucatán. Se conserva el antiguo salón de máquinas y el patio del secado. La arquería de la casa principal nos acoge y convoca en una plácida estancia, ahora convertida en restaurante de selecta y tradicional cocina yucateca e internacional. Cuenta con una piscina, con detalles arquitectónicos modernos y un cenote.

Ticopó
 
Tres importantes edificios comparten el conjunto: la capilla, la casa de máquinas y desfibradora y las bodegas. Estos edificios se articulan funcionalmente a través de una gran plaza. La casa principal es de arquitectura colonial. Cuenta con elementos como: el pórtico centrado, la arcada sobre columnas, la escalinata de doble rampa y la espadaña ubicada en la parte superior del edificio. La casa de máquinas fue una edificación del período porfiriano, pero se apegó estrictamente a sus necesidades funcionales industriales con estructuras de mampostería en sus muros y vigas metálicas, rieles y vigas de madera en su techumbre.

Uayalceh
 
El conjunto arquitectónico está organizado por la casa de máquinas, cuya arquitectura pertenece al porfiriato, y la casa principal y la capilla, de origen colonial, que conforman junto con los planteles una plaza. A la casa principal se se accede por una amplia escalinata, y cuenta con un corredor frontal y arquería de medio punto impar y la usual espadaña. Aún continúa ejerciendo la actividad henequenera y la recolección de frutas; también proporciona alojamiento a estudiantes.

Xcanatún
 
Como otras de su tiempo, primero fue estancia ganadero-maicera antes de convertirse en henequenera, cuando el cultivo del agave se consolidó después de la Guerra de Castas. El inmueble no posee un determinado estilo arquitectónico. Es ecléctico, pues tiene una mezcla de los primeros edificios que corresponden a la época colonial y de los que se levantaron a principios del siglo XX.

Xcanchakán
 
Majestuosa hacienda que fue producto de la conquista española en 1542. La hacienda contaba con ganado hasta el año de 1937. También pueden apreciarse los restos de una fábrica de hielo que surtía ese producto a la ciudad de Mérida y desde 1850 el henequén fue ocupando la importancia que tenía la ganadería. También cuenta con una estación de ferrocarril, y un cenote. En Xcanchakán se realiza una fiesta y un espectáculo tradicional de la región llamado de "flagelación".

Xcumpich
 
Hacienda rústica del municipio de Mérida, su denominación quiere decir "Lugar del árbol encantado", por derivarse de las voces: Cun, Canal -encantar o hechizar- y PICH -árbol corpulento-. La palabra Xcumpich podría interpretarse también como: vaciar algo en la olla, que se deriva de CUM -Olla- y PICH E -echar, escanciar o vaciar algo-, traducción que no consideramos correcta en este caso.

Xcunyá
 
Consta de 3 partes bien diferenciadas: la primera de la etapa ganadero - maicera, comprende de la casa principal con su patio anterior y sus espacios destinados al ganado; las siguientes partes corresponden a la etapa henequenera; la segunda contiene una primitiva casa de máquinas y una bodega; la tercera parte, con una nueva casa de máquinas y con la capilla, se integra el poblado.

Yaxcopoil
 
Reúne en su historia los tres grandes periodos del Yucatán de ayer: la vida prehispánica, la colonial y el auge henequenero. Fue considerada una de las fincas rústicas más importantes por su tamaño y magnificencia, tanto en el ramo ganadero como en el henequenero. La majestuosa casa principal tiene amplios salones, techos altos, y grandes ventanales y puertas. En la fachada lateral se aprecia un arco doble morisco. Tiene una enorme plaza central alrededor de la cual se encuentra el cuarto de máquinas, la desfibradora, las bodegas, la tienda de raya, la escuela y la enfermería. Se puede visitar, ya que se ofrece como museo.

Yunkú
 
Rústica hacienda asentada sobre la cima de una colina. Tiene un cenote caverna del cual se riegan las plantas por medio de un sistema de acueductos de la época. El conjunto arquitectónico está compuesto por tres edificios: la casa principal con en esbeltas columnas, soportando arcos de medio punto y espaldaña de reminiscencia colonial, la casa de máquinas y la casa del administrador, organizados en torno a una plaza.

Fuente

D.R. Gobierno del Estado de Yucatán 2012-2018, México.
http://www.yucatan.gob.mx
Compartir» Facebook Twitter Google+ Blogger